eco

El chocolate que se come a África.

La ONG Mighty Earth denuncia la explotación ilegal y sistemática de zonas protegidas en Ghana y Costa de Marfil por parte de la potente industria del cacao.

Los bosques, la densa selva tropical de Costa de Marfil y sus inquilinos animales están desapareciendo a gran velocidad y, según la ONG Mighty Earth, el principal motivo es que se los están comiendo los campos de cultivo de cacao. La organización estadounidense, que ha realizado una investigación sobre la deforestación en el principal productor de cacao del mundo, Costa de Marfil, y en su vecina Ghana, denuncia no solo las graves consecuencias medioambientales en las franjas autorizadas, sino también el cultivo ilegal en zonas protegidas, del que participan las grandes multinacionales del sector.

“La mayoría de los parques nacionales y áreas protegidas de Costa de Marfil han sido totalmente o casi totalmente taladas y reemplazadas por cultivos de cacao”, denuncia el informe El oscuro secreto del chocolate, publicado este miércoles por la ONG, que señala a la industria del chocolate como el principal motor detrás de la deforestación.

“Durante años, las principales compañías chocolateras del mundo han estado comprando cacao de zonas protegidas”, según la investigación, que acusa como responsables a los gigantes del sector: Olam, Cargill y Barry Callebaut. Estas tres multinacionales de la agroindustriacontrolan casi la mitad del mercado global del cacao, que es un negocio multimillonario y que sigue creciendo. Mighty Earth asegura haber encontrado comerciantes de las tres compañías comprando en cultivos ilegales de zonas protegidas. Estos tres sellos venden después a las empresas que lo comercializan, como Mars, Ferrero, Mondelez o Hershey. Leer nota completa ..


Huracanes, cambio climático y devastación.

El paso de Harvey e Irma, a ritmo devastador, por Estados Unidos y varias islas del Caribe.

Este año ha sido pródigo en desastres naturales. Solo del 17 de agosto hasta hoy, los Estados del Caribe y Estados Unidos han sufrido el embate de los huracanes Harvey, Irma, José y Katia. El 7 de septiembre, México sentía los estragos de uno de los mayores terremotos de su historia y casi simultáneamente del ciclón Katia. El primero devastó Juchitán y todo el istmo de Tehuantepec en Oaxaca, además de golpear numerosos municipios de Chiapas, y el segundo azotó zonas de Veracruz y Tamaulipas. Suman más de 90 los fallecidos por ambos fenómenos.

La cuestión de los huracanes y cuánto está influyendo el cambio climático en su periodicidad, aumento de categoría y, por consiguiente, en su poder destructor y capacidad de amenazar la vida y bienes, es un tema de la mayor importancia para los pueblos y gobiernos del área del Caribe y el Golfo de México, incluyendo a Estados Unidos. Existe una abrumadora evidencia científica sobre la incidencia del cambio climático en la generación de fenómenos meteorológicos extremos. En los días del paso de Harvey por Estados Unidos varios reconocidos investigadores lo afirmaron categóricamente. Leer nota completa..


Los glaciares de Asia se derriten por el cambio climático.

En las zonas de alta montaña de Asia, los glaciares están perdiendo masa y retrocediendo debido al aumento de las temperaturas. Según un nuevo estudio, el hielo se está calentando a tasas más altas que el promedio mundial. Uno de los objetivos del Acuerdo de París es limitar el calentamiento a no más de 1,5 ºC por encima de los niveles preindustriales para finales de siglo, y esto lograría proteger cerca del 65% de este hielo. De lo contrario, las consecuencias serían nefastas para el abastecimiento de agua.

Permanecer por debajo de 1,5 ºC de calentamiento global es uno de los objetivos propuestos por el Acuerdo de París y que 195 países acordaron considerar como límite para finales de siglo.

Un estudio, liderado por la Universidad de Utrecht (Holanda), sugiere que hasta 65% de la masa de los glaciares de alta montaña de Asia podría perderse bajo un escenario de altas tasas continuas de producción de gases de efecto invernadero. El continente se enfrentaría así a pérdidas masivas de hielo con graves consecuencias para el abastecimiento de agua potable, tierras de cultivo y presas hidroeléctricas.

“En las regiones donde el agua de fusión de los glaciares es parte fundamental del caudal de los ríos, el retroceso de los glaciares puede convertirse en un problema. La reducción de la descarga del río puede dar lugar a problemas relacionados con la producción de alimentos y la energía, que pueden tener todo tipo de consecuencias negativas en cascada”, enfatiza a Sinc Philip Kraaijenbrink, científico de la Universidad de Utrecht y autor principal de la investigación que publica la revista Nature. Leer nota completa..

Please follow and like us: