Hipertensión

Este material es solo informativo y no reemplaza las recomendaciones dadas por su médico.

La hipertensión referida los humanos es una elevación de la presión arterial por encima de los valores considerados normales, se considera una presión arterial óptima aquella que no supere los 120 mm de Hg (sistólica) también llamada “presion de alta” y los 80 mm de Hg (diastólica) también llamada “presión de baja”.

Se consideran valores normales aquellos que esten dentro de la franja de 120 a 129 mm de Hg y 80 a 84 mm de Hg como presiones de alta y baja respectivamente.
Se considera “normal alta” a la franja entre 130 a 139 mm Hg y 85 a 89 mm de Hg.

A partir de los valores 140 mm de Hg y 90 mm de Hg se considera hipertensión, algunos profesionales denominan hipertensión grado I a los valores entre 140/80 y 159/99 mm de Hg y grado II a los valores superiores.

Se diagnostica hipertensión esencial a aquella que no tiene una sola causa determinada y puede ser originada por diversos factores, alimentación, stress, estados de ansiedad, ambientales, geneticos, etc..
Se llama hipertensión secundaria a aquella que es originada por un problema específico como por ejemplo el mal funcionamiento de un órgano como riñones, corazón, glándulas, etc..

El principal problema de la hipertensión arterial radica en que las personas desconocen que son hipertensas, es lo que se puede denominar como un enemigo silencioso, que no da muchas pistas o síntomas hasta que se produce un problema mayor, por lo tanto el primer paso y fundamental es controlar su presión arterial y NO SUPONER QUE ESTA BIEN porque alguna vez la haya medido y le haya dado normal.

El control de la presión se realiza en pocos minutos, es de bajo costo (hay instituciones oficiales que lo hacen gratuitamente) y es una medida preventiva muy importante.
Es conveniente hacerse los controles siempre en el mismo lugar o con la misma persona donde se sienta comodo, ya que podría suceder que 2 mediciones realizadas en corto tiempo den valores diferentes debido a que hay un factor de apreciación de quien realiza la medición, también es conveniente sentarse o relajarse unos minutos antes de hacerse la medición.

Si los valores de su medición están por encima de los valores considerados normales, CONSULTE A UN MEDICO, esto podría hacerlo con un médico clínico o en la guardia de un hospital.

Recomendaciones.
– Controle su presión y registrelo.
– Mantenga un peso adecuado.
– Coma con mínima cantidad de grasas.
– Coma con buena cantidad de fibras.
– Cocine sin sal ni no agregue sal a la comida.
– Lea las etiquetas y evite alimentos con altas cantidades de sodio.
– Si su médico le indica un plan de alimentación, respetelo!.
– No fume.
– Evite excesivo consumo de alcohol.
– Realice actividad física adecuada para su edad (consulte a su médico), pero una caminata de 30 a 60 minutos día por medio es recomendable.
– Controle su stress, busque algún periodo corto de relajación en sus tareas.
– Tome sus medicamentos.
– Consulte periódicamente a su médico y lleve sus registros de presión.