Arenilla en los riñones

sopa-de-ortigaCaldo de ortigas

A la ortiga se la desprecia porque irrita al tocarla, pero posee innumerables virtudes medicinales.
Todos deberíamos incorporar la ortiga a nuestra dieta.
El caldo de ortigas es un excelente purificador de la sangre; y además, tiene tan buen sabor que hay quien lo confunde con el caldo de marisco.

Ingredientes:
Un plato de ortigas.
1 ½ litro de agua.
Sal.
Aceite de Oliva.

Preparación:
Lavamos y picamos bien las ortigas, y las echamos en una olla con agua y sal.
Las dejamos cocinar a fuego lento entre 15 y 20 minutos.
Por último, una vez cocidas, colamos el caldo y le añadimos un chorrito generoso de aceite de Oliva.

Uso:
Se puede tomar una tacita al día.

 


IR A:

remedios