Fibromialgia II

<< Fibromialgia I
La terapia “mente-cuerpo” es prometedora contra la fibromialgia.
Journal of General Internal Medicine

terapias-alternativas-para-la-fibromialgiaUna terapia “mente-cuerpo”, que se enfoca en el papel de las emociones en el dolor físico, aliviaría la fibromialgia, de acuerdo a un pequeño ensayo.

Un estudio entre 45 mujeres con la enfermedad reveló que aquellas que habían aprendido a utilizar una técnica llamada “autoconciencia afectiva” eran más propensas a sentir una disminución significativa del dolor en seis meses.

El 46 por ciento registró una reducción del 30 por ciento en la gravedad del dolor, según una escala estandarizada. En cambio, ninguna de las participantes asignadas a una lista de espera sintió semejante efecto.

La fibromialgia es un síndrome que se caracteriza por un dolor generalizado (con molestias en ciertos puntos del cuerpo), fatiga, colon irritable y problemas para dormir. Afecta a hasta 5 millones de adultos en Estados Unidos, sobre todo mujeres de mediana edad.
Se desconoce su causa, debido a que no tiene manifestaciones físicas, como inflamación o daño del tejido en la zona dolorida. Algunos investigadores opinan que el trastorno incluye problemas en cómo el cerebro procesa las señales del dolor.

Los tratamientos incluyen analgésicos, antidepresivos, terapia cognitiva-conductual y fisioterapia. Aun así, los síntomas y el dolor se mantienen en muchos pacientes.
Eso no quiere decir que la sensación sea imaginaria, insistió el doctor Howard Schubiner, de St. John Health Providence Hospital and Medical Centers, en Southfield, Michigan.
“El dolor es muy real”, dijo en una entrevista. Pero explicó que éste y las emociones están “conectados en el cerebro” y que los factores emocionales activarían “vías nerviosas conocidas” que dan inicio al malestar.

Para el estudio publicado en Journal of General Internal Medicine, el equipo de Schubiner evaluó los efectos de la autoconciencia afectiva, que el autor desarrolló y utiliza para tratar ciertas enfermedades que producen dolor crónico.
Al azar, el equipo indicó esa terapia a 45 mujeres con fibromialgia o las puso en una lista de espera (grupo de control). Las que recibieron tratamiento realizaron una consulta individual y, luego, concurrieron a tres reuniones grupales para aprender la técnica y aplicarla por su cuenta.

La terapia incluye el aprendizaje de la conexión entre las emociones y el dolor. Los pacientes aprenden técnicas como la meditación de conciencia plena y la escritura “expresiva” para reconocer y sobrellevar las emociones que activan el dolor.
El equipo halló que, a los seis meses, el 46 por ciento del grupo tratado sentía por lo menos un 30 por ciento menos dolor que al inicio y el 21 por ciento, un 50 por ciento o menos dolor.

El estudio es el primer ensayo clínico que prueba la autoconciencia afectiva contra la fibromialgia y cuenta con varias limitaciones, como el pequeño tamaño de la muestra y el hecho de que el grupo de control no recibió una terapia activa para comparar a ambos.
Eso es importante, porque es posible que los pacientes mejoren con solo recibir un poco de atención de un profesional de la salud o con participar en sesiones grupales con otras personas que tienen el mismo problema.

Bibliomed y C.I.E.A.O.


Consejos útiles

Variety of fruits and vegetablesSiempre que su médico y su dieta lo permitan (es decir que no tenga prohibido ciertos alimentos por algún motivo), es útil incorporar alimentos ricos en magnesio como espinacas, lechugas, espárragos, germen de trigo y levadura de cerveza para mantener los músculos y tendones en buen estado.

También es útil consumir alimentos con selenio como la cebolla, ajo, coles, naranja, pepino, calabaza y manzana, ya que ayuda a disminuir la sensación de dolor.

La leche, queso y yogures, que contienen calcio ayudarían contra los espasmos musculares, la dosis diaria necesaria se garantiza tomando, como mínimo, 1/2 litro de leche o derivados de esta (2 o 3 yogures o un trozo de queso).
Los alimentos que contengan vitamina C como las frutas cítricas, fresas y cerezas (por sus propiedades antioxidantes ayuda a conservar las células musculares contra la degeneración y los dolores musculares).

Realizar actividad física como caminar, andar en bicicleta y nadar, de forma regular para restaurar el tono muscular apropiado, siempre de acuerdo a su edad y estado.

Algunos ejercicios para ayudar son los siguientes, siempre que no hayan sido NO recomendados por su médico :
– Acostarse boca arriba con las rodillas dobladas y los pies apoyados en el suelo, levantar la pierna y llevar la rodilla hacia el pecho. Realizar dos series de 30. Este ejercicio es indicado para la columna.

– Acostarse boca arriba con las rodillas dobladas y los pies apoyados. En ese momento juntar y separar las rodillas, en 30 repeticiones, mientras la espalda permanece pegada al piso.

– Acostarse boca arriba con las rodillas dobladas y los pies apoyados, llevar las rodillas juntas hacia un lado y otro, sin forzar la caída de las piernas. Dos series de 15 repeticiones.

– Sentado con la espalda erguida, abrazar el propio cuerpo y deja caer la cabeza hacia delante. Conservar la postura durante 10 segundos, y repetir tres veces.

– Sentado, con la espalda erguida, llevar las manos con las palmas hacia delante (entrecruzando los dedos),y la espalda hacia atrás. Mantener la postura cinco segundos y repetir cuatro veces.

– Sentado, con la espalda erguida, colocar un brazo detrás de la cabeza e inclinar hacia donde señala la mano, sin levantarse de la silla. Repetir dos veces de cada lado.

– Sentado, con la espalda erguida, llevar un brazo hacia arriba, de manera que quede el codo al lado de la cabeza, doblar el codo y con el otro brazo intentar llevarlo hacia atrás. Repetir dos veces con cada brazo, y mantener la postura cinco segundos.

– De pie, doblar una de las rodillas y agarrar el tobillo con la mano, intentar llevarlo hacia arriba. Conservar esta postura durante 10 segundos. Repetir tres veces cada una.

– Sentado en el piso, con las rodillas estiradas, intentar tocar los pies con las manos. Mantener esta postura durante 10 segundos y repetir tres veces.

<< Fibromialgia I