Más veneno en los campos

Más veneno en los campos II >>

En estos días la EPA (Environmental Proteccion Agency) que es el organismo o la Agencia de Protección Ambiental de EEUU rechazó un intento de un grupo ambientalista de revocar la aprobación del herbicida 2,4-D, uno de los más utilizados en el mundo.

El Consejo de Defensa de los Recursos Naturales sostiene que el herbicida puede causar cáncer, trastornos hormonales y otros problemas, y que la EPA ha subestimado la cantidad de gente que podría quedar expuesta al producto químico.

Por lo que vamos a desarrollar una información generada por Cassandra Anderson de Natural Society en Febrero del 2012 al respecto.

Hacemos mención a lo que ocurre en EEUU porque tarde o temprano llega a nuestra área incluso aquellas cosas que no son aprobadas en EEUU o Europa, ya que los controles locales son escasos, “fáciles” de superar y nuestros políticos se “distraen” con otros temas y no se enteran de lo que deberían.

Hay 2 nombres Monsanto y Dow Agroscience que son productores de semillas GMO (Organismos Genéticamente Modificados) y herbicidas, el primero de ellos ya es ampliamente conocido y hasta se dice que es el actual dueño de Academi (Ex – Blackwater) la organización mercenaria privada que realiza operaciones especiales para el gobierno de EEUU, el segundo es menos conocido pero está realizando campañas publicitarias en los medios locales promocionando la alfalfa entre otras, incluso en programas que se dicen “populares y progresistas” pero que en realidad son parte del “sistema” y se están “vendiendo” y ayudando a destruir la ecología local y la salud de las personas de nuestra área, ya veremos porque.

La EPA (Environmental Proteccion Agency) anunció en Febrero del 2012 que había terminado la primera parte de su estudio sobre la dioxina, después de más de 25 años de practicar el obstruccionismo.

La dioxina es el producto químico más dañino realizado por el hombre (en la imágen superior se ve un rio contaminado con productos químicos).

agentorange-400x280Dioxina es un término general que define cientos de químicos que son producidos en los procesos industriales que usan cloro y realizan incineraciones, conocidos químicamente como dibenzo-p-dioxinas y están formados por dos anillos de benceno unidos por un par de átomos de oxígeno.

Generados en distintos procesos industriales, son compuestos altamente tóxicos y contaminantes, las principales fuentes de emisión de dioxinas son los procesos de incineración, los de fabricación de PVC y algunas industrias del metal y del papel.
El 2,3,7,8-tetraclorodibenzo-p-dioxina (2,3,7,8-TCDD), o simplemente dioxina, es el más tóxico de todos ellos, puede originar enfermedades en la piel y anomalías genéticas, así como varios tipos de cáncer.

En 1976 se produjo un accidente industrial en Seveso (Italia), liberándose a la atmósfera una cantidad importante de este compuesto, lo que llevó a la evacuación de unas 700 personas y ocasionó la muerte de un gran número de animales.

Tiene una vida media de más de 100 años cuando es lixiviado en tierra o se arraiga en los sistemas de provisión de agua.

La lixiviación es un proceso a tener en cuenta desde el punto de vista ambiental, dado que si se han producido vertidos contaminantes en superficie, la lixiviación puede provocar la contaminación de los suelos subyacentes o de las aguas subterráneas.
Para evitar algunos de estos problemas, al instalar un vertedero de basuras o una balsa de decantación de instalaciones mineras o industriales hay que impermeabilizar la base para evitar el lixiviado y posible contaminación del subsuelo.

La dioxina fué el componente más dañino en el famoso defoliante Agente Naranja usado por las fuerzas armadas de EEUU en Vietnam (la fórmula del Agente Naranja es 2,4-D y 2,4,5-T herbicidas).
La EPA dice que las emisiónes de dioxinas han disminuido un 90% desde la década de 1980, pero la dioxina es peligrosa en cualquier nivel además el estudio de la EPA omite cualquier análisis de transmisión de la dioxina en el agua y la tierra.

El peligro está aumentando no solo en EEUU sino en el mundo porque Dow AgroScience ha recibido la aprobación preliminar del Departamento de Agricultura de EEUU para su maíz GMO resistente al herbicida 2,4-D y además en estos días la EPA ratificó la aprobación de este insecticida.

Esto quiere decir que las dioxinas del herbicida 2,4-D contaminarán aún más las tierras de cultivo y las reservas de agua no solo de EEUU sino del mundo, si los cultivos de esta semilla resistente a estos herbicidas son ampliamente sembrados.
Siendo esto muy probable que ocurra, ya que los actuales herbicidas ya han creado hierbas resistentes a ellos, por lo que se hacen necesarios otros herbicidas cada vez mas “duros” y semillas resistentes a ellos, no es difícil de ver que con el tiempo aparecerán nuevas hierbas resistentes a estos y serán necesarias nuevas semillas y herbicidas para combatir las nuevas hierbas resistentes y asi sucesivamente.

Lo que parecen no comprender es que en esta escalada de producir nuevas semillas y nuevos herbicidas lo cual es bueno para el negocio de las corporaciones, también se está enfermando y/o matando a los seres humanos y animales.

Otras de las víctimas inocentes de todo este negocio serán cada vez más las abejas que son afectadas por los agrotóxicos, con todo lo que significaría para el hombre la pérdida de esta especie.

Podemos hacer una comparación con las drogas, se empieza con el cigarrillo y el alcohol, luego se pasa a drogas blandas, más tarde se pasa a drogas más duras y peligrosas, Y SIEMPRE SE CREE QUE NO PASA NADA…, HASTA QUE PASA.

Un triste ejemplo es el caso de Whitney Houston, una persona jóven con un inmenso talento, sin ninguna necesidad económica y todas las posibilidades, quedó atrapada por la cocaína y finalmente perdió la vida.

Esto es lo que está ocurriendo con los agrotóxicos, pesticidas y transgénicos, ya se ha ingresado en un circulo vicioso del que será difícil salir, Y LA MAYORIA SIGUEN CREYENDO QUE NO PASA NADA…, HASTA QUE PASE.

Más veneno en los campos II >>