Endosulfán: Accidente en Guichón

Organoclorado prohibido en toda Europa causa muerte masiva de ganado vacuno en Paysandú

fumigaciones-aereasUn nuevo incidente con el endosulfán como protagonista se produjo hace pocos días, en la ciudad de Guichón, a 110 kilómetros al este de la capital del Departamento de Paysandú.

El pasado jueves 9 de abril, una avioneta fumigadora sufrió un desperfecto en pleno vuelo y derramó una cantidad incierta de endosulfán sobre un campo dedicado al pastoreo vacuno.
Según las primeras estimaciones, en un solo día después del incidente, 50 terneros de más de 250 kilogramos habían muerto al ingerir pasto contaminado.

Además, murieron cientos de peces, ofidios y aves de todo tipo. Por si todo esto fuera poco, se ha detectado mortandad de peces en la Cañada del Horno, curso de agua que suministra a las upa [1] y a toda la ciudad con agua potable[2].

Evidentemente, se trata de un desafortunado accidente y lo normal no es que se deje caer una carga de endosulfán sobre un campo del que se alimenta ganado vacuno. Fue la presencia del ganado, su intoxicación y su posterior muerte, lo que transformó a este accidente en “noticia”.
Tal como relató un vecino a la prensa, “recién se da cuenta uno del problema cuando el animal está agonizando”.

Sin embargo, es imprescindible tener en cuenta que cuando no hay vacas o personas que sufran directamente la descarga tóxica, el endosulfán sigue siendo igualmente peligroso y que desgraciadamente es un insecticida habitualmente utilizado para combatir chinches en los cultivos de soja.

¿Que es el endosulfan?
toxicoEl endosulfán es un insecticida organoclorado. Está clasificado por la Agencia para el Medio Ambiente de Estados Unidos (EPA) y la Unión Europea como categoría Ib, altamente peligroso. En la literatura científica se puede encontrar gran cantidad de información sobre su (eco) toxicidad, su destino en el medio ambiente, sus residuos en alimentos y forraje y sus concentraciones en el medio ambiente.

En base a toda la información disponible, el endosulfán puede ser catalogado como un Contaminante Orgánico Persistente (COP). Reúne las cuatro características que hacen que a una sustancia se la considere como un COP: es muy tóxico para prácticamente todo tipo de organismos, es muy persistente en el medio ambiente, tiene un gran potencial de bioacumulación, se transporta a largas distancias.

En animales de laboratorio el endosulfán produce efectos de neurotoxicidad, hematológicos, nefrotoxicidad[3], así como afecciones físicas congénitas, retrasos mentales y muertes en trabajadores y población rural. El endosulfán se encuentra detrás de la mayoría de los casos de intoxicación por plaguicidas notificados a escala mundial.[4]

El endosulfán es muy persistente. Se ha determinado que esa persistencia puede alcanzar más de un año en el suelo[5].

Tiene un elevado potencial de bioacumulación. Estudios con peces de agua dulce y de agua salada indican factores de bioconcentración muy altos; desde 2.400 hasta 11.000[6].
Puede transportarse grandes distancias en el medio ambiente. Se dispone de abundante información con la que se puede corroborar la presencia de endosulfán en sitios muy distantes de los lugares en los que se produce y/o usa, como pueden serlo las aguas y el aire árticos[7].

Está prohibido en toda la Unión Europea.
Es por todo ello que la Unión Europea ha prohibido la comercialización y la utilización del endosulfán y ha solicitado su inclusión en la lista del Convenio de Estocolmo, proceso destinado a limitar y prohibir el uso de los Contaminantes Orgánicos Persistentes.

A pesar de que todas las investigaciones científicas disponibles indican que hace mucho tiempo que el endosulfán debería estar completamente prohibido en todo el mundo y de que de hecho lo está en muchos países, en nuestro país se sigue utilizando cada vez más.

Endosulfán en Uruguay
endosulfan-basurero-d-xxxEl principal destino del endosulfán en nuestro país son los cultivos de soja. A partir del “boom” de la soja, se dio un aumento explosivo de las importaciones de endosulfán. Durante 2007, por ejemplo, se importaron casi 250 toneladas de endosulfán, unas 50 veces la cantidad importada 7 años antes.

Lógicamente, este uso masivo de endosulfán comenzó hace tiempo a dejar sus secuelas. Se ha confirmado su presencia en suelos de nuestro país[8] y en el embalse de Salto Grande[9].
Se han encontrado también residuos de organoclorados (entre los cuales está el endosulfán) en peces del Río Uruguay[10].

Asimismo, se han registrado varios casos de intoxicación masiva de fauna y de seres humanos debidos al endosulfán[11].
A este prontuario debe agregarse ahora el suceso de Guichón, cuyo verdadero alcance está aun por calibrarse en su total magnitud.

Impactos masivos
El endosulfán está hace años prohibido en toda Europa, precisamente porque no hay modo de garantizar un uso seguro del mismo, incluso con los altos niveles de fiscalización y control europeos. En Uruguay, su uso sigue estando permitido.

Lo ocurrido recientemente en Guichón es un desastre y ha permitido mostrar los impactos en forma muy violenta sobre los efectos que causa este insecticida. Lamentablemente, las destrucciones silenciosos que produce esta sustancia desde hace años pareciera que han pasado desapercibidas.

Esperamos que a partir de este lamentable desastre ocurrido en Guichón las autoridades prohíban el uso de esta sustancia y que el Uruguay se sume a los muchos países del mundo que consideran que esta sustancia es un asesino silencioso y que portando debe ser prohibido.

RAPAL Uruguay
13 de abril 2009

________________________________________

[1] Unidad Potabilizadora de Agua
[2] Diario La República, 12 de Abril de 2009
http://www.larepublica.com.uy/justicia/359862-avion-fumigador-provoco-un-desastre-en-guichon?nz=1
[3] ATSDR (Agency for Toxic Substances and Disease Register). Toxicological Profile for Endosulfan, septiembre de 2000. Se puede consultar en la dirección siguiente: http://www.atsdr.cdc.gov/toxprofiles/tp41.pdf
[4] End of the Road for Endosulfan. Environmental Justice Foundation (2002). http://www.ejfoundation.org/pdfs/end_of_the_road.pdf
[5] Laabs, V. y otros. Fate of 14C-labelled soybean and corn pesticides in tropical soils of Brazil under laboratory conditions. J. Agric. Food Cehm. 50, págs. 4.619 a 4.627 (2002).
[6] Schimmel, S.C y otros. Acute toxicity and bioconcentration of endosulfan in estuarine animals. En: Aquatic Toxicology and Hazard Evaluation, editado por F.L. Mayer, J.L. Hamelink, 1st Symp. ASTM STP 634, Philadelphia (PA), págs. 241 a 252, (1977).
[7] – Ruedel, H. Volatilization of pesticides from soil and plant surfaces. Chemosphere 35 /1/2) págs. 143 a 152, (1997).
[8] Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria, 2005
[9] CARU. 1993. II Seminario de calidad de aguas y control de la contaminación en el Río Uruguay. Colón, Argentina. http://www.caru.org.uy/publicaciones/2doSeminario-de-calidad-de-aguas-y-control-de-la-contaminacion-en-el-Rio-Uruguay.pdf
[10] Bruno, A. Plaguicidas usados en el cultivo de soja. Evolución de su uso y estimación de su impacto ambiental, Río Negro, 7 junio de 2007 en seminario organizado por CAF (2007).
[11] Efectos del endosulfán en el Uruguay: casos de intoxicación registrados. RAP-AL Uruguay, 2006 – http://webs.chasque.net/~rapaluy1/Comunicados/Intoxicaciones.html

RAP-AL Uruguay
Red de Acción en Plaguicidas
y sus Alternativas para América Latina
Ana Monterroso de Lavalleja 2112 Ap. 802 – CP 11200
Tel: 598 (2) 401 2834 Fax: 598 (2) 401 2834
e-mail: rapaluy@chasque.net
Celular: 099 613193
http://webs.chasque.net/~rapaluy1/