H.A.A.R.P. III

H.A.A.R.P. I ₪ H.A.A.R.P. II ₪ H.A.A.R.P. III ₪

Que es H.A.A.R.P. ? Parte III

haarp-skyAclaración :
Aqui ponemos a su consideración algunas frases sueltas encontradas en la WEB y/o libros, pertenecientes a cientificos y/o escritores, que no se refieren específicamente a HAARP, pero que pueden dar un panorama de las distintas opiniones acerca de la influencia electromagnética sobre el medio ambiente y humanos.

Como opiniones de terceros podemos compartirlas o no, pero no nos hacemos responsables de ellas, simplemente por que no tenemos elementos de juicio para discernir si son veraces o no.

Toda esta información es del siglo pasado, en este nuevo siglo este tipo de tecnología se ha desarrollado a grandes pasos debido a la telefonia celular, por lo que suponemos que también se deben haber desarrollado en el area de armamentos.

También es necesario decir que la interacción de HAARP con la ionósfera, podría hacer variar de foma localizada la frecuencia natural de la misma conocida como Resonancia Schumann.

– Del libro “Entre Dos Eras; El Papel de América en la Era Tecnotrónica” de Zbigniew Brzezinski ( “Between two ages; America’s role in the technetronic era” – New York; The Viking Press, 1970 – ):
“Es posible -y tentador- explotar para objetivos estratégico-políticos los frutos de la investigación sobre el cerebro y sobre el comportamiento humano.

Gordon J.F. MacDonald, un geofísico especializado en los problemas de la guerra, ha escrito que golpes electrónicos excitados artificialmente podrían conducir a un modelo de oscilaciones que producen niveles de potencia relativamente altos sobre ciertas partes de la tierra…
De este modo, se podría desarrollar un sistema que perjudicara seriamente el funcionamiento cerebral de poblaciones muy grandes en zonas seleccionadas, durante un largo período.

También se puede pensar en usarlo sobre el medio ambiente para manipular el comportamiento para que algunos obtengan ventajas nacionales, la tecnología que permite tal empleo muy probablemente se desarrollará en las próximas décadas.”

– A finales de los años 70, los negociadores rusos en las conversaciones de Limitación de Armas Estratégicas (SALT II), propusieron la prohibición de “una nueva generación de armas de destrucción masivas” que emplean pulsos electromagnéticos.

Se ha sugerido que los rusos, al plantear la prohibición, intentaban sondear a los norteamericanos en cuanto al estado de entonces de su investigación con armas electromagnéticas.
Los norteamericanos no parecieron tener idea de sobre qué hablaban los rusos, y la oferta se descartó.

Lo cierto es que algunos norteamericanos sabían exactamente de qué hablaban los rusos, aunque los rusos les llevaran una ventaja significativa en varios frentes.
En 1959 los científicos rusos Gaponov, Schneider y Pantell habían concebido lo que llamaron un maser de resonancia de ciclotrón, que esencialmente es un cañón de rayos industrial de potencia ajustable.

Comenzando alrededor de 1966, los rusos se lanzaron a un proyecto de choque altamente financiado para desarrollar el girotrón, otra forma de “cañón” electromagnético, y en 1971 estaban metidos en sus primeras pruebas de campaña con el girotrón.

En 1975, M.S. Rabinovich, A.A. Rukhadze y otros físicos activos en defensa estratégica rusa en el Instituto de Física Lebedev de Moscú anunciaron que, usando un maser de resonancia de ciclotrón, habían producido explosiones con microondas que sobrepasaban de lejos lo que los norteamericanos estaban proponiendo aún teóricamente y que, según el análisis de los militares norteamericanos, era bastante poderoso como para usarlo como armas.

– Un informe de Rand Corporation de aquel tiempo concluyó que los experimentos rusos formaban parte de un programa mayor, diseñado para la producción de armamento electromagnético, centrado en el Instituto de Física Aplicada de Gorky, el Instituto de Física Lebedev de Moscú, y otro grupo de institutos de investigación en Tomsk.
En los años 1980, se informó, las armas girotrón se habían reducido de tamaño de manera que cupieran en un camión militar normal, y fueran capaces de aniquilar grandes emplazamientos militares o, en frecuencias inferiores, irradiar ciudades enteras.

– Final Report on Biotechnology Research Requirements for Aeronautical Systems Through the Year 2000. AFOSR-TR-82-0643, vols. 1 y 2; 3 de julio de 1982 -.
En 1982 las Fuerzas Aéreas publicaron una revisión del empleo del electromagnetismo sobre las formas de vida, que decía:
“Los datos actualmente disponibles permiten la proyección de que los campos radiación de radiofrecuencia (RFR) especialmente generados pueden plantear poderosas y revolucionarias amenazas militares en lo antipersonal.

La terapia de electrochoque indica que la corriente eléctrica inducida es capaz de interrumpir completamente el funcionamiento mental durante períodos cortos de tiempo, capaz de obtener cognición “falsa” durante períodos más largos y capaz de reestructurar la respuesta emocional en intervalos prolongados. … los campos electromagnéticos inducidos pueden quebrantar la conducta intencional y pueden ser capaces de dirigir la conducta.

Es más, el paso de aproximadamente 100 miliamperios por el miocardio puede conducir a un paro cardíaco y la muerte, indicando un efecto del arma casi tan rápido como la velocidad de la luz.
Un sistema de escáner rápido de RFR podría producir un atontamiento eficaz o anular la capacidades (no especifica si físicas, mentales o de ambos tipos) en una zona amplia.”

– Armas de control mental electrónicas portátiles, lo bastante pequeñas para ser transportadas en un camión, ya se informa de que las usan rutinariamente en acciones ofensivas los militares norteamericanos, y se emplearon en Grenada, Panamá y en la guerra del Golfo.
Aunque oficialmente se niega, se ha informado de que se usaron armas de control mental electromagnético en Waco, Texas, en 1993, durante el asedio de 51 días sobre David Koresh y sus seguidores.

Las filmaciones tomadas durante el asedio por la British Broadcasting Company (la B.B.C.) muestra el despliegue de varios sistemas de armas avanzados, incluyendo un arma soviética psicotrónica diseñada por el doctor Igor Smirnov de la Academia Médica de Moscú.

Aunque se niega que tales armas fueran usadas en la matanza de Waco, sí se admite que hubo una serie de reuniones a puerta cerrada sobre el asunto de la secta Davidiana, reuniones que comenzaron el 17 de marzo, en Virginia del Norte, entre Smirnov y agentes del FBI, la CIA, la DIA, y DARPA.

Había un fuerte interés entre las agencias de inteligencia porque habían estado rastreando a Smirnov durante años, porque tenían información de que las Fuerzas Especiales del Ejército soviético usaron la tecnología de control mental electromagnético durante el conflicto en Afganistán.

– En 1993, Aldric Saucier, un científico del programa del Ejército de Defensa Balística, compareció ante el Comité de Operaciones del Gobierno del Congreso y habló de los fondos de la Guerra de las Galaxias que se están canalizando a operaciones negras indocumentadas.
Saucier dijo que la mitad del presupuesto destinado para la investigación de la SDI, literalmente cientos de millones de dólares, estaba fuera de control.

En 1998 se proporciona información sobre un nuevo programa del National Institute of Justice, para desarrollar armas electromagnéticas de “fuerza amistosa” para su empleo en EEUU.
Según Microwave News, el Oak Ridge National Laboratory examina la posibilidad de “armas térmicas” que inutilizarían a un individuo al hacer recalentar su cuerpo, “pistolas de convulsiones” que inducirían ataques epilépticos, y “armas de magnetosfera” que harían que una persona “viera las estrellas.”

En 1998, debido al gran costo insumido en la investigación sobre el armamento electrónico ha sido derivado a la Iniciativa de Defensa Estratégica (Strategic Defense Initiative -SDI-), también conocida como el programa de La Guerra de las Galaxias (Star Wars program).

A continuación colocamos las principales conclusiones de una investigación hecha en 2004 de la Organizacion Mundial de la Salud (OMS), sobre la influencia de los campos elecromagnéticos en la salud.

Nótese que en general se hace referencia a campos de baja intensidad , que sí se reconocen efectos aunque no representan problemas para la salud, pero no se aclara a que llaman baja intensidad .
Además reconocen que aún son necesarias más investigaciones especiales para situaciones específicas.

La proliferación de antenas de gran potencia hacen de las grandes ciudades una especie de “burbuja magnética” producida por varios y diferentes campos electromagnéticos donde están sumergidos todos sus habitantes, sin saber si eso tiene algún tipo de consecuencia.
Talvés ocurra que al igual que con el tabaco se den cuenta después de muchos años y de muchas victimas.

– Puntos clave del informe de la OMS.

1. Existe una amplia gama de influencias del medio que producen efectos biológicos. La expresión «efecto biológico» no es equivalente a «peligro para la salud». Se necesitan investigaciones especiales para identificar y medir los peligros para la salud.

2. A frecuencias bajas, los campos eléctricos y magnéticos exteriores inducen pequeñas corrientes circulantes en el interior del organismo. En prácticamente todos los medios normales, las corrientes inducidas en el interior del organismo son demasiado pequeñas para producir efectos manifiestos.

3. El principal efecto de los campos electromagnéticos de radiofrecuencia es el calentamiento de los tejidos del organismo.

4. No cabe duda de que la exposición a corto plazo a campos electromagnéticos muy intensos puede ser perjudicial para la salud.
La preocupación actual de la sociedad se centra en los posibles efectos sobre la salud, a largo plazo, de la exposición a campos electromagnéticos de intensidades inferiores a las necesarias para desencadenar respuestas biológicas inmediatas.

5. El Proyecto Internacional CEM (proyecto sobre Campos ElectroMagnéticos, creado en 1996) de la OMS se inició para responder con rigor científico y de forma objetiva a las preocupaciones de la sociedad por los posibles peligros de los campos electromagnéticos de baja intensidad.

6. A pesar de las abundantes investigaciones realizadas, hasta la fecha no hay pruebas que permitan concluir que la exposición a campos electromagnéticos de baja intensidad sea perjudicial para la salud de las personas.

7. Las investigaciones internacionales se centran en el estudio de posibles relaciones entre el cáncer y los campos electromagnéticos, a frecuencias de radio y de red eléctrica.

Organización Mundial de la Salud – 2004

C.I.E.A.O.

H.A.A.R.P. I ₪ H.A.A.R.P. II ₪ H.A.A.R.P. III ₪