Cebolla

Propiedades curativas

cebolla (1)Pese a ser una hortaliza modesta, considerada durante mucho tiempo como el «condimento de los pobres»,la cebolla es un remedio medicinal natural y un excelente complemento nutritivo, muy valioso en nuestra dieta.
Esta hortaliza blanca esconde una fuente de salud entre sus capas.

El estudio de inscripciones encontradas en las tumbas faraónicas deja constancia de la presencia de esta hortaliza en el antiguo Egipto. Los faraones ofrecían cebolla a los dioses.

Durante la Edad Media, la cebolla podía estar presente tanto en los menús palaciegos como en los platos más modestos.

Diabetes.
Hoy en día, el consumo de cebolla está muy extendido, porque se ha comprobado que la cebolla es una fuente nutritiva muy importante, de gran versatilidad en la cocina y con grandes y efectivas aplicaciones curativas.
A su contenido en glucoquinina, sustancia que disminuye el nivel de azúcar en la sangre, se le suma su bajo contenido en azúcares, grasas y calorías y a su vez el efecto benéfico de su fibra. Esto es lo que hace que la cebolla sea indicada en dietas para personas diabéticas.

Jarabe-de-cebolla-miel-y-limonEstreñimiento
El consumo de cebolla junto al de otros alimentos ricos en fibra es la forma más eficaz de luchar contra el estreñimiento.
La cebolla cocida puede resultar muy benéfica por su aporte de agua, que repercute favorablemente en el proceso digestivo.
La siguiente receta resulta de gran ayuda si se padece estreñimiento: cocinar una cebolla cortada a rodajas en medio litro de agua con miel, colar el líquido de la decocción y tomar una taza por la mañana y otra por la noche.

Diarrea
La importante pérdida de agua que supone padecer una diarrea puede evitarse tomando caldo vegetal con cebolla.

De este modo, se recupera el equilibrio de agua del organismo. Además, esta cura puede reforzarse con el consumo diario de cebollas crudas ya que, gracias a su capacidad para combatir microbios, bacterias y hongos, resulta un excelente desinfectante intestinal.

Riñones
La cebolla es diurética y es indicada para conseguir un buen funcionamiento de los riñones.
Sólo es necesario triturar dos cebollas medianas y macerarlas, durante seis días, en un litro de vino blanco seco.
Se filtra ellíquido obteniendo vino de cebolla, que se puede tomar durante una semana, a razón de una copita por día.